Según el contenido del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo de 2020 aprobado por el Consejo de Ministros y publicado en el BOE de 18 de marzo de 2020 (y posteriores actualizaciones en el BOE), relativo a las medidas para acceder a la moratoria del pago de deuda hipotecaria

 

La moratoria de hipotecas, consecuencia de la crisis del COVID-19, tiene como objetivo servir de ayuda a aquellas personas titulares de préstamos hipotecarios sobre:

  1. Vivienda habitual,
  2. Inmuebles afectos a la actividad económica que desarrollen los empresarios y profesionales,
  3. Viviendas distintas a la habitual en situación de alquiler en las que el propietario haya de dejado de percibir la renta arrendaticia desde la entrada en vigor del Estado de alarma (Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo de 2020) y deje de percibirla hasta un mes después de la finalización del mismo;

Que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica y cuyo préstamo esté vigente en la fecha de entrada del Real Decreto-ley.

De la misma manera que intenta proteger y ayudar a los titulares en esta situación, la moratoria también es aplicable a los fiadores o avalistas del deudor principal con las mismas condiciones que para el titular del préstamo hipotecario.

Los fiadores, avalistas e hipotecantes no deudores que se encuentren en los supuestos de vulnerabilidad económica, podrán exigir que el banco agote el patrimonio del deudor principal, sin perjuicio de la aplicación a éste, en su caso, de las medidas previstas en el Código de Buenas Prácticas, antes de reclamarles la deuda garantizada, aun cuando en el contrato hubieran renunciado expresamente al beneficio de excusión.

Los supuestos de vulnerabilidad económica a consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el COVID-19:

  • Que el titular del préstamo hipotecario pase a estar en situación de desempleo o, en caso de ser empresario profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de sus ventas (esta caída será de al menos del 40%).
  • Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar (que será la compuesta por el titular del préstamo hipotecario, su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita y los hijos, con independencia de su edad, que residan en la vivienda, incluyendo los vinculados por una relación de tutela, guarda o acogimiento familiar y su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita, que residan en la vivienda) no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria:
  1. Con carácter general, el límite de 3 veces el IPREM(1)
  2. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar (0,15 veces si la unidad familiar es monoparental)
  3. Este límite se incrementa en 0,1 veces por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.
  4. En caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga declarada discapacidad superior al 33 por ciento, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite será de cuatro veces el IPREM, sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo;
  5. En el caso de que el deudor hipotecario sea persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%, o persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65%, así como en los casos de enfermedad grave que incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral, el límite será de cinco veces el IPREM.
  • Que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35% de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.
  • Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda, esto es, cuando el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3.
  • IMPORTANTE: Han de cumplirse todos los requisitos descritos para poder acceder a la moratoria.

Si cumples los requisitos, podrás solicitar la moratoria en el pago de su préstamo hipotecario para la adquisición de vivienda habitual hasta quince días después del fin de la vigencia del Real Decreto-ley (vigencia que es de un mes prorrogable por el Gobierno).