El artículo 101.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964 dice que la facultad del arrendador para elevar la renta puede ejercerse en cualquier tiempo, pero no puede ser retroactiva. El Tribunal Supremo dijo, sentencia de 29/12/2004, que no hay efecto retroactivo en el aumento de la renta. Sólo se eleva desde el momento de la reclamación del aumento.

El artículo 18 de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 dice lo mismo, aunque de otra forma. La renta actualizada será exigible al inquilino a partir del mes siguiente a aquel en que el arrendador se lo notifique.