El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) avala que el empresario pueda revisar el contenido de las comunicaciones de sus empleados durante la jornada de trabajo, incluso cuando se realicen desde una cuenta privada.